Argentinos atraídos por el encanto de Miami

Miami continúa siendo una ciudad que acoge a todo tipo de turistas siendo difícil caminar sin toparse con porteños, otros del interior del país o especialmente argentinos.

Según indica Gustado Da Rosa, empleado del local de Manolo en Miami Beach y representante de la ola inmigratoria de 2002, aquí se encuentra una masa de 100.000 argentinos de clase media que llegaron huyendo de la crisis y que, aunque hoy son bastante menos, permanecen aglutinados en lo que se conoce como la Pequeña Buenos Aires, una zona donde proliferan los comercios argentinos, como Buenos Aires Bakery, en Collins Av. y 72 St.

Aunque los turistas suelen pasar por allí camino a Bal Harbour, desde sus hoteles en South Beach, poco contacto tiene esa “vieja” inmigración con la nueva ola de residentes, instalados más lejos de la playa y con otro perfil. Quienes hoy llegan a vivir lo hacen ya con un contrato de trabajo o un proyecto. Muchos pertenecen al mundo financiero o trabajan para multinacionales. Por lo general se instalan en el Downtown, a lo largo de Brickell Av., una zona donde hace diez años sólo existían edificios de oficinas.

Si han venido aquí con su familia, la alternativa es Key Biscayne, una isla residencial desbordada de argentinos, como el desarrollador Edgardo Defortuna, que se quedó nada menos que con la que fue la residencia veraniega de Richard Nixon. El otro grupo que reúne a los nuevos residentes argentinos son las industrias creativas, como la publicidad, el entretenimiento o la comunicación. Para ellos, el lugar ideal, tanto para vivir como para trabajar, es el Design District -un área alrededor de la Segunda Avenida y la NE 40 St., o el Midtown -otra zona joven donde este otoño Novecento abrirá otra sucursal, dos barrios separados por la autopista 195, unas 30 cuadras al norte del Downtown.

Afirma lo encantado que se encuentra con esta ciudad Juan Cruz Vasallo, argentino y director creativo de Alma BBDD que llegó aquí a mediados del año pasado y admite que : “A Miami me la imaginaba muy Ricky Fort”, pero afirma que “Miami tiene una calidad de vida que no tenés en Buenos Aires.

Luli de Otto, directora de Elastik Music, una compañía que se encarga de posproducción de audio para publicidad, también apuesta por esta ciudad. “Pensaba que era puro consumo, pero es una ciudad llena de verde y vida al aire libre.

fuente: lanacion.com.ar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.