Casas urbanas de vidrio


Las paredes y ventanas de cristal que alcanzar altura hasta el techo de las casas se han convertido en señas de identidad de muchos arquitectos modernos.

El vidrio se impone como escaparate a pie de calle en los barrios urbanos.

“Vecinos con buena vista”
En esta vivienda se hace visible en todos los niveles de la casa desde su interior y desde las ocupaciones de las habitaciones todo el exterior de la vivienda.



Una casa que te observa
La siguiente casa de cristal situada en el centro de Filadelfia dispone de un espacio de aproximadamente 3.000 m2. Consta de 4 pisos. Desde la planta superior donde se encuentra el dormitorio principal a modo de caja de vidrio rodeado de una terraza se pueden contemplar las vistas a través de los ventanales de cristal.



Casa “escaparate”
En esta casa de Seattle diseñada por Cris Pardo, fundador de la arquitectura elemental, se encuentra un espacio acristalado en el segundo piso como cometido para aumentar la privacidad.
Lo que hace diferente a esta vivienda del resto de casas más tradicionales situadas en un barrio densamente poblado, es que la planta revestida de vidrio aparece configurada como una caja transparente que aparenta como si estuviera flotando.




Caja Memphis
Barry Alan Yoakum de la firma de arquitectura Archimania construyó esta vivienda en el barrio de Tennessee, Memphis.
Después de trasladarse de casa en 2008, se dio cuenta del interés que despertaba su anterior vivienda, de autobuses turísiticos y gente que se detenían frente al camino hacia la inusual vivienda.
Hasta las tripulaciones de los remolcadores y barcazas en el río usaban binoculares para mirar a su dormitorio.




A escondidas
En esta casa con vistas al océano, el propietario Thomas Ennis puede mirar desde la casa hacia el exterior “pero no permite a los transeúntes mirar hacia el interior de la suya”.
El vidrio en este hogar añade privacidad incluso cuando los ventanales permanecen abiertos.
En el primer nivel, un sistema de engranajes facilita bajar las amplias ventanas sin permitir que el vidrio descienda hasta el final. Se detiene a 3 metros, lo sufiente para hacer que sea difícil ver hacia su interior.




A pie de playa
Ennis, un inventor de automóviles dijo que quería tener una vista completa del océano sin ningún tipo de obstáculos frente a su vivienda.
Según admite su propietario “Me hace sentir como si estuviera en un yate en St. Tropez por donde la gente camina”.



fuente:realestate.msn.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.