Eficiencia energética: de un lujo a una necesidad

Han pasado 11 años desde la entrada en vigor de la Directiva 2002/91/CE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, que instaba a los Estados miembros a velar por la implementación de un documento que informara a los ciudadanos sobre el comportamiento energético existente en las viviendas.
La normativa europea trata de fomentar la eficiencia energética en edificios y viviendas con el fin de cuidar el medio ambiente. Cada día es más evidente la necesidad de reducir los consumos energéticos en las viviendas con su consiguiente reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera -y el importante ahorro en las facturas de servicios energéticos y agua-.

“Quiero una casa clase A”: Esta es la frase con la que un futuro comprador debería dirigirse a un agente inmobiliario a partir del 1 de junio de 2013, cuando entre en vigor el Real Decreto de Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes. Y es que a partir de ese momento todos los inmuebles en venta o alquiler tendrán que contar con su respectivo certificado que acredite su nivel de Eficiencia Energética.

La Eficiencia Energética se puede definir como la reducción del consumo de energía manteniendo los mismos servicios energéticos, sin disminuir nuestro confort y calidad de vida, es decir, el usuario no modifica su conducta, sino que se emplean sistemas eficientes que son los encargados de obtener los ahorros.
Con este certificado energético, cada vivienda tendrá una etiqueta parecida a las que ya incluyen los electrodomésticos, que indica su eficiencia en cuanto al consumo de energía, agua… Este tipo de etiqueta clasifica cada edificio con un código de color según una escala que va desde la categoría A (la más eficiente) a la categoría G (la menos eficiente). Al tratarse de una escala que ya nos resulta familiar es muy fácil saber si un edificio es mejor o peor que otro en cuanto a su eficiencia energética, igual que sabemos que una lavadora o nevera etiquetada con una C consumirá más que las que llevan en su etiqueta una letra A.
Y es que el certificado de eficiencia energética de los edificios es una herramienta fundamental a la hora de evaluar las características de un inmueble, igual que lo puede ser el consumo de combustible en un coche. Sin este dato, los ciudadanos nos vemos desprovistos de una información, de la que sólo se descubren sus consecuencias, una vez que se habita ese espacio.

Desde todos los puntos de vista sale más rentable invertir en una vivienda eficiente, con un diseño inteligente en relación al clima y las condiciones del entorno: bien iluminada, aislada, sin infiltraciones y con ventilación cruzada; con medidas de ahorro y reutilización del agua y aprovechamiento del agua de lluvia; con materiales naturales, respetuosos con el medio ambiente y la salud -mejor aún si son locales-; aplicando medidas de ahorro energético en sistemas y equipos eficientes, alimentados mediante energías renovables; con soluciones domóticas que ayuden a optimizar su funcionamiento; y cuidando la accesibilidad.

Una vivienda eficiente energéticamente se revalorizará, más en tanto que la factura de los servicios del hogar (electricidad, agua, gas,…) están subiendo de forma exponencial y sin previsiones de que esta situación vaya a cambiar.

Autor: Del Toro & Antúnez ARQUITECTOS

2 comentarios
  1. Certificacion energetica Zaragoza Dice:

    Como bien dice el autor del artículo, es muy rentable mejorar la eficiencia energética de un inmueble y conseguir un alto porcentaje de ahorro de energía y un gran ahorro económico. La certificación energética es un primer paso: con el certificado energético en la mano, el propietario conocerá todas las características energéticas de su inmueble, y las mejoras o reformas necesarias para mejorar la calificación energética y reducir el consumo de energía.

  2. Anitalafantastica Dice:

    Conseguir la eficiencia energética es algo muy rentable para tu hogar y al mismo tiempo cumples con la normativa y respetas al medio ambiente, el problema es que muchas veces no sabes como conseguir dicha eficiencia ni sabes qué hacer para cumplir los objetivos que la ley te marca.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.