El gobierno endurece las condiciones para obtener la residencia


Después de los desacuerdos ocasionados tras la primera decisión que tomó el gobierno en Noviembre de conceder el permiso de residencia en España a extranjeros que compraran una vivienda a partir de 160.000 euros, ahora multiplica por tres las condiciones económicas para conceder los papeles.

Se baraja la posibilidad de dar el permiso de residencia para inversores que conlleven a la creación de dos puestos de trabajo a partir de un umbral mínimo de un millón de euros siempre y cuando dicha inversión se mantenga de año en año. También para inversiones en activos financieros, como acciones o bonos y para investigadores y extranjeros que cursen un máster en España con el objetivo de crear una empresa en nuestro país.

El permiso de residencia se extendería al cónyuge e hijos y no exigirá una residencia previa de seis meses.
“El precio anterior (160.000 euros) no daba una buena imagen y creaba un clima de desconfianza y confusión”, dice la socia directora en China de la consultora Emergia Partners, Lijing Ye, que asegura que con esta nueva cifra España se asemeja a sus socios europeos.

Según los datos del Consejo General del Notariado, las transacciones inmobiliarias a extranjeros en el último año se han colocado desde 2009 en más de un 60 por ciento, hasta las 38.618 operaciones de venta.
“Con 160.000 euros iniciales éramos los más baratos de Europa y eso no nos convenía”, dice el socio de Emergia Partners, Jacinto Soler Matutes, que insiste en que la cifra podría ser incluso superior ya que este tipo de cliente busca casa de alto standing.

Fuente: eleconomista.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.