La importancia de las fotos a la hora de vender tu casa.

Los tiempos en que los pisos se vendían solos terminaron hace tiempo. La crisis inmobiliaria, entre otras cosas, ha supuesto un aumento enorme de la oferta de viviendas y por tanto, más dificultades para su venta.

Las inmobiliarias y los propietarios particulares han tenido que buscar nuevos canales, especialmente digitales, para dar a conocer sus propiedades y así llegar de forma rápida a los escasos compradores interesados. Ajustar el precio ya no es suficiente. Hace falta algo más.

Suele decirse que una imagen vale más que mil palabras y este dicho es más cierto que nunca cuando intentamos vender algo, en el sector inmobiliario quizás mucho más. Al consultar un anuncio online, las imágenes que encontremos del inmueble serán decisivas. Si las fotos son escasas, de baja calidad o poco atractivas, el fracaso del anuncio está asegurado.

En el momento que decidimos poner una casa a la venta, deberíamos plantearnos dar mucha importancia a cómo la vamos a mostrar a los potenciales compradores. Entonces, deberemos decidir tomar fotos de los detalles que queramos destacar, especialmente aquellos que aporten mayor valor a la casa.

Es básico mostrar los exteriores de la propiedad, todas las habitaciones, la sala de estar y el baño principal. Cuantas más fotos se muestren, siempre que sean de buena calidad, mejor situación tendrá en anuncio en la mayoría de listados online. El cliente valorará positivamente toda esa información.

Algunos trucos que podemos destacar para mejorar nuestras fotos y nuestras posibilidades de venta:

  • Elegir una correcta luz. Evitar fotos oscuras y días nublados. Todo se ve mejor en un día soleado.
  • Fotografiar la casa ordenada. A nadie le gustaría comprar una casa donde se puede ver un desorden generalizado, ropa por el suelo, el jardín hecho un desastre….
  • Aunque parece obvio, hay que evitar errores de principiantes. ¿Quién no ha visto alguna vez una fotografía con el destello de un flash en un espejo, o la sombra del fotógrafo en el suelo? No queda nada bien.
  • Cuantos menos trastos mejor. El cliente quiere ver la casa, no lo que tenemos guardado en ella.
  • Cuidar la calidad de la fotografía. Usar un equipo adecuado, objetivos, trípode, etc. Una fotografía pobre dice muy poco de nuestra casa, merece un trato mejor.

También puedes contactar con una agencia inmobiliaria para que se encargue de todo el proceso de venta de tu casa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.