,

Una de las casas con piscina más impresionante de España.

En esta bonita población javiense más conocida entre los valencianos como Xábia se esconde una de las casas con piscina más impresionantes de España: CASA SARDINERA.

 

Si alguna vez tienes la oportunidad de visitar Jávea, no te va a dejar indiferente. Situado en la zona norte de Alicante entre el Cabo de la Nao, el Cabo de San Antonio y a sus espaldas el impresionante Montgó hace la vez de frontera natural entre la población de Jávea y Dénia.

Esta inmensa mansión de corte moderno y minimalista de 1.285 m2 obra del arquitecto valenciano, Ramón Steve y finalizada en el 2014, esconde un secreto, que sólo se desvelará al visitante o morador de esta lujosa villa, una vez que se siente en su terraza mirando hacia el levante. Su infinita piscina.

La piscina

Hablar de La Sardinera es hablar de su impresionante piscina, o mejor dicho, sus dos piscinas. Hechas de microcemento, la piscina exterior se funde con el horizonte y la interior con la propia casa. Ambas ubicadas a diferentes niveles están conectadas por una ventana longitudinal, a través de la cual, el agua de la piscina exterior provoca sombras en su interior.

Hormigón blanco, masividad y ligereza

La villa situada en un emplazamiento único sobre un barranco situado entre la Cala Portixol y Calablanca, a simple vista y como pasa con otras muchas otras casas con piscina en Jávea, la vivienda pasa casi desapercibida, hasta que te topas con ella.

Construida en hormigón blanco, uno tiene la sensación de que la villa esté hecha de mármol. Con grandes ventanales y una estructura laminada en una parte de sus paredes exteriores, totalmente móviles, que permite la entrada de la luz a diferentes partes de la vivienda.

Su interior de diseño AD HOC está casi en su totalidad laminado en madera, combinado con vidrio. El exterior, los muros hechos de mampostería de piedra, le da un aire rústico en contraste con el estilo moderno de la vivienda.

Eficiencia Energética

Con una orientación de levante a poniente permite garantizar un aprovechamiento de las corrientes de aire y el sol gracias a las lamas móviles que permite abrir paso a la brisa mediterránea en verano y la luz natural los días de invierno.

Concluyendo esta breve visita a esta inigualable mansión, solo cabe decir una cosa, hay pocas casas con piscina, tan genuinas y a la vez mediterráneas como la Sardinera.

 

Arquitecto: Ramón Esteve

Fuente: Idealista

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *